Mar Thiaw: “En el fútbol de niños deberíamos ir a los campos como diversión a acompañar a los niños a pasarlo bien”
10 junio 2020
Ana Otero: “Hay eventos supercontagiadores en los que se produce un contagio mucho mayor de lo normal”
14 junio 2020

Luisito: “Mujaid tiene condiciones para jugar en Primera División en equipos grandes”

Hablamos con Luisito, uno de los entrenadores con mejor currículum del fútbol gallego. Táctica, gestión de vestuario, playoff de Tercera y Segunda B y la reestructuración de la Segunda B con una Segunda B Pro fueron algunos de los temas que tratamos.

La primera pregunta va a ser sobre los playoff, porque te escuché hace unos días decir que no te parecía bien que hubiese ascensos y no descensos.

Lo que digo es que si no hubiese elecciones se hubiese anulado todo, porque o para todos o para ninguno. Yo hablo de los playoff de Segunda B y de Tercera, no sólo de Tercera. Había grupos en los que había equipos que iban a pelear por entrar entre los cuatro primeros, sobre todo los terceros y cuartos puestos estaban muy disputados.

No puede ser que el último tenga el mismo premio que el que iba de quinto con opciones de entrar en el playoff, o de sexto o séptimo, eso es lo que no puede ser. No me parece justo porque por ejemplo el tercer y cuarto puesto en Tercera estaba muy disputado y en Segunda B tres cuartos de lo mismo, y hubo equipos que se sintieron muy perjudicados. O anulas todo o reanudas todo.

Yo sinceramente pensé que se iba a anular todo, que Primera y Segunda se jugara aún tenía un pase porque se juegan muchísimo dinero, y yo sabía que a la mínima iban a tratar de jugar, pero creo que los playoff están muy descafeinados, no son playoff. Los equipos que suban se van a ver súper beneficiados, pero no son los playoff de los últimos años, no se juegan contra equipos de toda España, se juegan en las Comunidades, pero es lo que hay.

Evidentemente nadie tuvo culpa de la pandemia que hubo, que fue tremenda.

Dijiste que el Compostela era el gran favorito. ¿Lo piensas incluso sabiendo que van a jugar después de cuatro meses sin competir?

Yo sigo dando favorito al Compostela porque es el mejor equipo de Tercera, y lo demostró. Evidentemente cerca de él estuvo el Ourense CF, pero después había una diferencia muy grande entre el Compostela y el resto de equipos.

Evidentemente que ¿a un partido sólo puede pasar cualquier cosa?, ¡claro que sí!. Ahora lleva mucho tiempo sin competir, pero también llevan tiempo sin competir el Barco, el Arosa y el Ourense. Al Compostela le vale el empate y yo creo que sólo lo apartaría del ascenso una hecatombe. Que tuvieran un día nefasto, y aún así, creo que aún pueden tener otra oportunidad.

Creo que van a tener una oportunidad única, oportunidad más grande de la que tienen ahora creo que no la van a volver a tener, y estoy convencido que con el potencial que tienen no la van a dejar escapar, y para mi es el favorito número uno sin duda.

¿Qué te parece la reestructuración de la Segunda B con una Segunda B Pro?

Yo ya sé lo que es jugar en dos grupos de Segunda B en toda España. Lo que tratan es que haya una Primera, una Segunda, y una Segunda B Pro que esté bastante más profesionalizada de lo que está ahora la Segunda B, que ya está bastante, pero creo que lo que quieren es marcar una diferencia tremenda entre la Primera, la Segunda y la Segunda B Pro y el resto. De la Segunda B Pro para abajo se va a marcar claramente la diferencia entre lo que es fútbol profesional de lo que es fútbol aficionado. Antes había una Segunda B intermedia, en la que hay futbolistas muy bien asalariados y que pueden jugar en Segunda y en Primera porque se está demostrando temporada tras temporada.

Hablando de tu trabajo diario, y en relación con la gestión del vestuario, siempre dijiste que te gustaba estar muy cerca de los jugadores e incluso meterte en el vestuario con ellos después de los entrenamientos. ¿Cómo manejas las diversas situaciones que se te plantean cuando tienes que entrenar a un filial con chicos muy jóvenes o entrenas a un equipo veterano con gente que viene de vuelta?

Pues prácticamente igual, la única diferencia es la exigencia. En el filial del Deportivo o del Celta, en los filiales de los equipos grandes, los futbolistas están a un paso de ser profesionales, y la exigencia es máxima. Lo que pasa es que en cuanto a los resultados, yo por ejemplo en el Fabril no miraba tanto el resultado, lo que más miraba era que los futbolistas fueran evolucionando semana tras semana, y ahí sí que la diferencia es grande con respecto a otros equipos de Tercera o Segunda B, en los que se ve la evolución en lo colectivo, pero en los filiales aparte de esa mejora colectiva, ves chavales que mejoran una barbaridad mes a mes, eso es incuestionable.

Ves futbolistas que mejoraron una barbaridad, desde la pretemporada a ahora cómo acabaron. Lo que pasa que al ser filiales teníamos unos chavales súper jóvenes que jugaban muy bien al fútbol, pero el otro fútbol, que digo yo, no lo daban manejado porque es normal. Tú ibas a campos dónde te apretaban, dónde el otro fútbol no eran capaces de manejarlo, porque sólo lo manejas a base de experiencia y a base de llevar muchos tortazos, y eso requiere un tiempo.

Hubo partidos que perdíamos por un saque de banda, o que perdíamos porque a los chavales el nivel de concentración le cuesta mucho, pero yo estaba encantado. El trato con ellos fue muy muy bueno, yo lo pasé muy bien, pero cuando estás en equipos tan grandes sabes lo que te puede pasar, yo fui con un director deportivo y con un presidente, ahora ya no estaban y los nuevos buscan gente de su cuerda, es muy respetable.

En canto al trato a los jugadores, va mucho en la madurez de los futbolistas y de las personas. Hay chavales de 18 o 20 años que tienen una madurez grande, y hay jugadores de 30 o 32 años que tampoco tienen una grandísima madurez. Evidentemente encuentras jugadores que vienen de vuelta que tienen su poso en la categoría y tienen muchísima experiencia. Yo soy de los que pienso que a los futbolistas los hay que tratar de manera diferente, no puedes tratar a todos los futbolistas igual. Hay futbolistas a los que tú les echas una bronca y no le afecta y hay otros que los puedes hundir por muchísimo tiempo, y eso es lo que tienes que medir. Por eso a mi me gusta estar tan cerca de los jugadores, y ver no sólo las cualidades individuales, la técnica y cómo está, sino también el nivel emocional y la vida aparte del fútbol. A mi me gusta estar al tanto de eso, porque cambia mucho el trato con el futbolista y sobre todo que el futbolista esté fuerte mentalmente y esté animado, eso te da un plus y hay chavales que asimilan la esencia de una manera y otros de otra.

Yo soy muy observador, y lo dije siempre, hubo futbolistas que tuve muy poco trato con ellos a nivel personal porque hay futbolistas que ya no quieren, y hubo otros con los que tenía muchísima amistad porque había chavales que necesitaban que el entrenador estuviese muy cerca de él porque necesitaban el estímulo del entrenador, y hay otros que no quieren ese trato para rendir mejor, y es muy respetable, pero el entrenador tiene que darse cuenta y percibir eso.

Hubo un caso particular que conseguiste reconducir que fue el caso de Mujaid

Yo creo que fue el logro más grande que hice ahí. Evidentemente conmigo debutaron 5 futbolistas en el primer equipo, que eso hacía muchísimo tiempo que no pasaba. Pero recuperar a un futbolista como Mujaid fue lo mejor. Yo ya lo conocía de cuando era cadete y juvenil, él era juvenil de último año cuando llegué, y estaba apartado del juvenil y del filial, porque es super travieso, pero es un chaval con muy buen corazón, muy buen chaval, y los futbolistas que son traviesos y que hacen muchas travesuras si los apartas continuamente, al final los acabas perdiendo. Y ese chaval estaba perdido. Él hizo muchas cosas mal, pero yo traté de reconducirlo y explicarle si quería ser futbolista lo que tenía que hacer. Él echó dos meses sin ir convocado conmigo, y lo pasó realmente mal. Llegó un momento que le dije: “o vas por aquí o conmigo no tienes más que hacer”, y el chaval se dió cuenta y cambió. Lo puse en Canarias y a partir de ahí  ya sabía que futbolísticamente no tenía ninguna duda sobre él. Es un chaval con unas condiciones para jugar en Primera División en equipos grandes, porque es muy joven y tiene muchísimo margen de mejora.

¿En Primera División?

Sin duda. Él tiene una cualidad importantísima en el fútbol que la tienen muy pocos defensas, sobre todo muy pocos centrales, que no es rápido, es lo siguiente. Él es un atleta, muchas veces ya no necesita ni entrenar, lo regatean pero te vuelve a coger.

Dónde más dificultades tenía era en el juego aéreo. Yo me cansé de trabajar con él el juego aéreo, lo mejoró bastante y ahora cada vez va mejor y estoy convencido que si lo saben cuidar y si lo saben llevar, va a ser futbolista de Primera División sin duda.

Siempre dijiste que tú no tenías un modelo de juego definido, que te adaptabas a lo que tuvieses en cada equipo. Evidentemente en el Fabril tenías jugadores jóvenes con muchísima calidad y el estilo de juego era combinado

Si, y jugué con todos los sistemas, porque ya se lo dije el primer día, que yo era un entrenador que no soy de piñón fijo y que a mi me gusta, sobre todo en la formación, aunque el Fabril ya no es formación, es rendimiento, porque es el segundo equipo de un grandísimo equipo, y lo que trato es que los futbolistas cuando pasen al primer equipo sepan manejar los sistemas que le pide el entrenador.

Y yo en el Fabril jugué de 3, jugamos de 4, jugamos en rombo, de todo, 1-4-4-2, 1-4-2-3-1. 1-3-4-1-2 y había chavales que era un espectáculo verlos cómo se adaptaban a los sistemas y qué pronto cogían los movimientos de los sistemas, la movilidad ofensiva. Por eso yo disfruté mucho porque veía que los chavales pillaban muy rápido las cosas, evidentemente después está que son niños y que competían contra hombres y muchas veces en campos apretados perdías partidos, pero yo a eso no le daba mucha importancia.

Evidentemente hubo gente que se la dió, pero yo no. Tengo la conciencia super tranquila. Si yo quisiera estar más arriba, hubiesen jugado otros futbolistas y hubiese jugado de otra manera y hubiese sacado muchos más puntos de los que sacamos. Pero yo con Carmelo tenía hablado que la prioridad era hacer futbolistas, y que los futbolistas mejoraran para jugar en el primer equipo, de hecho entrenaban 8,9 o 10 cada día con el primer equipo cuando estaban Anquela y Luis César, y para mi eso es lo más importante.

¿Qué consideras más importantes los sistemas o los principios tácticos, sobre todo los individuales?

Evidentemente un poco todo. Yo soy de los que piensa que el entrenador que cree que los partidos los gana él, está equivocado. Los aspectos individuales de los futbolistas son importantes no, lo siguiente. Porque por mucho que tú manejes los sistemas, si los jugadores no entienden bien tanto los principios ofensivos como los defensivos, el equipo va a sufrir.

Hay muchos futbolistas que tú los ves y dices, cómo es posible que juegue este futbolista si técnicamente no está muy bien dotado. Pero los futbolistas que tienen inteligencia táctica, hoy en día en el fútbol tienen mucho camino andado, y los que son atletas pues más. Porque el fútbol va por unos parámetros, que como hoy en día por mucha calidad individual que tengas, como no seas un atleta no tienes nada que hacer.

Los sistemas están muy bien, hay que aplicarlos, yo soy un enfermo de eso, soy un enfermo de la táctica y me gusta muchísimo que los equipos estén organizados, me gusta mucho la movilidad ofensiva, manejar varias movilidades ofensivas, pero después si los chavales no lo entienden, y te estoy hablando de nivel de Tercera, Segunda B o Segunda A, si no lo entienden a nivel individual, estás muerto por mucho que tú manejes esos sistemas.

A la hora de trabajar las movilidades, ¿trabajas por sectores, por líneas?

Normalmente la movilidad ofensiva la hago con todo el equipo, voy moviendo todo en conjunto. En mis equipos siempre trabajo el aspecto ofensivo y defensivo, no soy un entrenador que trabaje una cosa, yo considero y me gusta, y muchas veces me tengo equivocado en los planteamientos, pero en mis equipos los futbolistas dependiendo de dónde esté el balón, todos tienen que saber que movimiento tienen que hacer y dependiendo en qué sistema estés jugando. No son los mismos movimientos en un 1-4-4-2 que en un 1-3-4-1-2, por ejemplo.

Entiendo que haces mucho trabajo analítico de movilidades con todo el equipo a la vez

Si, correcto. Sin embargo a nivel defensivo varío un poco. Ahí muchas veces pongo superioridad numérica para atacar e inferioridad para defender, para que los futbolistas sepan cómo tienen que defender en inferioridad numérica. Pero a la hora de atacar quiero siempre iniciar desde atrás, si tienes futbolistas para iniciar evidentemente, porque cómo te dije antes, en cada equipo jugué de diferente manera.

En el Ciudad de Santiago cuando tenía a Maikel y a Marcos Suárez, pues tenía que jugar rápido por banda y centrar rápido porque tenía dos rematadores arriba. Sin embargo en Pontevedra tenía arriba a un delantero pequeño como era Borja Martín, y tenía que jugar todo por abajo y salir muchas veces en transición.

En el Ourense tenía un equipo con una calidad individual impresionante y jugábamos al fútbol como nunca jugó un equipo mío. El mejor fútbol que hizo un equipo mío lo hizo el CD Ourense, porque tenía futbolistas que se adaptaban a lo que yo quería.

¿Cómo gestionas una situación como la que viviste en el CD Ourense con la gente sin cobrar y conseguir estar arriba en la clasificación?

Eso también me pasó en el Ciudad de Santiago que estuvimos 6 meses sin cobrar, y el equipo nunca me dejó de entrenar y también hicimos un campañón en Segunda B. Y en Ourense fue el peor año de mi vida en cuanto a esos problemas, porque en octubre cobramos parte del primer mes, con eso te digo todo, fuimos a remolque toda la temporada, acabamos la temporada debiéndonos 6 meses, futbolistas que no tenían ni para comer y fuimos capaces de quedar campeones de España de la Copa Federación. Ese equipo hubiese jugado playoff de ascenso a Segunda A si estuviésemos bien, porque evidentemente tuvimos que renunciar a la liga para tratar de quedar campeones de la Copa Federación, que eran los únicos ingresos que podíamos tener.

Es el equipo del que más orgulloso me siento porque nunca me dejaron de entrenar, y entrenaron como campeones, y es el orgullo más grande que tengo y lo dije siempre, que le tengo que dar mil gracias a esos futbolistas porque tuvieron un comportamiento ejemplar. Pero para mi fue un desgaste terrible en todos los sentidos, coincidió que mamá en esa época estaba bastante pachucha, lo pasé realmente mal. No quise dejar a los futbolistas tirados, pero fue para mi cuerpo y lo pasé realmente mal. Si tengo que volver a pasar eso, prefiero no volver a entrenar nunca más.

Normalmente en cuestión de resultados siempre te fue bien. Ese último año en Pontevedra que los resultados no llegaron, ¿a qué crees que se debió?

Es muy fácil, yo sólo tengo palabras de agradecimiento para Pontevedra, y gran parte de la culpa de lo que pasó en Pontevedra la tuve yo. Primero, por haber renovado esa última temporada y después porque al Pontevedra lo quiero mucho, era un club que yo tenía marcado para ser un club entrenado por mi, y al final, esas ansias que yo tenía por llegar al fútbol profesional con el Pontevedra, igual la exigencia que yo marqué pudo un poco con todo. Yo fui demasiado exigente posiblemente con la presidenta, con Roberto Feáns, le di importancia a muchísimas cosas que vi, que realmente no eran tan importantes como yo pensaba. Y después se atrancó la temporada. Allí era todo felicidad, porque que nadie se olvide de que después de cuatro años en Tercera, Roberto Valdés y yo cogimos al equipo, ascendimos a Segunda B, al año siguiente hicimos un campañón en Segunda B, al año siguiente jugamos playoff a Segunda A, y eso, quieras o no, es muy difícil de volver a repetir. pero evidentemente yo tengo parte de culpa de que esa temporada las cosas no fueran bien y hay que aceptarlo y punto.

Volviendo a aspectos tácticos, defensivamente las vigilancias y las orientaciones corporales en centro lateral, sobre todo, son muy importantes a la hora de recibir o no goles

Son dos cosas con las que yo tengo verdadera obsesión. Para mi las vigilancias no son importantes, son lo siguiente, porque sobre todo las ofensivas, cuando tú tienes el balón y haces bien las vigilancias, lo que estás haciendo es que el otro equipo no te contragolpee. Y al equipo que mejor se las he visto hacer es al Barcelona de Guardiola. Por eso para mi Guardiola como entrenador es el número uno. Le veías cosas y le veías entrenar y era un espectáculo, estaba avanzado.

Los equipos que hacen bien las vigilancias, sobre todo cuando tienes posesión de balón, someten muchísimo al rival, pero para eso tienes que tener una calidad individual y colectiva que sólo tenía ese Barcelona. Ahora Guardiola con otros equipos no es capaz de hacerlo de forma tan perfecta como lo hacía con el Barcelona.

Las orientaciones corporales es algo fundamental y que van en la formación. Cuando tú ves jugadores que llegan a Tercera y a Segunda B y a Segunda A, incluso a Primera División, y se comen muchos centros laterales, porque están muy mal orientados, y eso si que va muchísimo en la formación. Cuando son más pequeños, tratar de que los futbolistas coloquen bien los pies, coloquen bien el cuerpo para atacar mejor el balón, eso para mi es fundamental, y ahí sí que hay veces que muchos entrenadores en la formación sólo se preocupan de querer iniciar, de querer tener buena salida de balón, enseñarles a los niños a tener el balón, pero después el problema en el fútbol es cuando no lo tienes, cómo tienes que hacer cuando no lo tienes, que es el gran drama de muchísimos equipos que con balón son muy buenos, pero después sin balón, son una ruina.

Las orientaciones corporales es algo que es mucho más difícil de corregir si llegas a edad senior sin haberlo trabajado bien

Si lo traes trabajado de la base tienes una ventaja muy grande. Hay futbolistas que están en Tercera o Segunda B y que vienen con deficiencias y son capaces de asimilar estos conceptos y cogerlos, pero la mayor parte cómo venga con esas deficiencias de abajo para corregirlo, eso desgasta muchísimo. Tienes que tener mucha paciencia y ser un entrenador que esté super mentalizado en saber que tienes que trabajar eso.

Una de las cosas que no soporto, es que un jugador mío marque un gol en propia meta en un centro lateral por estar mal orientado. Eso es lo que más sufro yo, y evidentemente algunos de mis futbolistas marcaron en propia meta.

De las vigilancias ofensivas y la estructuración del equipo cuando estás atacando va a depender después si puedes hacer presión tras pérdida o tienes que replegar tras perder el balón

Eso está claro, si tú tienes mucha posesión de balón y todos los futbolistas están cerca del balón, ahí la presión tras pérdida como hacia el Barcelona y otros equipos que lo hacen muy bien, es mucho más fácil. Ahora como tengas el equipo partido y quieras hacer presión tras pérdida, te van a apretar dos y los otros están muy desconectados y ahí el rival sí que te puede hacer las transiciones y hacerte muchísimo daño. Eso es uno de los aspectos que a mi me gusta trabajar mucho, pero para eso necesitas tener futbolistas que a nivel individual estén muy bien preparados y sobre todo, ser inteligentes tácticamente. Por eso conmigo hay veces que puedes decir tú, ¿cómo es posible que juegue este futbolista y el otro que es mucho mejor técnicamente no juega?. Si, pero hay jugadores que no tienen grandes cosas pero tienen una inteligencia táctica que a un entrenador le da muchísimo, y un entrenador siempre tiene que tener algún futbolista de esos.

¿Tú hacia dónde orientas más el trabajo, hacia la presión tras pérdida o a que apreten cercanos y el resto repliegue?

Depende de los futbolistas que tengas. El entrenador tiene que ser listo y saber qué futbolistas tiene. Porque si tú quieres ir a apretar arriba y tienes dos o tres delanteros que no son capaces de apretar, yo soy de los que pienso que los delanteros tienen que hacer todo, en mis equipos todos atacan y todos defienden, pero evidentemente tú firmas a un delantero para marcar goles y para hacer daño arriba, no firmas un delantero para defender.

Evidentemente si es capaz de echarte una mano a la hora de apretar mejor. Te pongo un ejemplo, Samuel Eto’o, marcaba goles, corría, apretaba, robaba, salía a la contra, ese era un futbolista como digo yo en el fútbol, un futbolista casi total. Pero hay otros futbolistas como Cristiano o como Messi que son superdotados, pero si tú mandas a Messi a hacer presión tras pérdida pues irá cuando a él le dé la gana y después a final de liga te mete 50 o 60 goles y un entrenador le dice, haz lo que quieras.

Eso depende de cómo puedes tú estructurar al equipo y depende de los futbolistas que tienes para tú estar cerca, porque para tener la posesión del balón tienes que tener futbolistas con una calidad individual y colectiva muy buena, y después tenerlos mentalizados para hacer trabajos específicos para cuando pierdas el balón, apretar. Y eso no es nada fácil, dependiendo de los futbolistas que tengas.

Algo de lo que ya hablaste antes es que el tipo de los delanteros que tengas, puede condicionar tu juego

Eso sin duda. Depende de los futbolistas que tengas. Si tienes un futbolista que de cabeza va como un avión y su especialidad es el remate de primeras, tienes que llevar rápido el balón por banda, centro y remate, porque ahí hay futbolistas que son demoledores.

Si tú tienes un punta que sólo te va al espacio, y que es pequeño y no maneja el juego aéreo, pero si al espacio en los desmarques de ruptura es poderosísimo, no te queda más remedio que intencionadamente replegar al equipo 4 o 5 metros para atrás, para poder darle esos metros al jugador para que tenga un mínimo de espacio, para que él te pueda resolver. Aunque si de dos te mete una, lo vas a tener una temporada, porque te va a marchar.

¿Cuánto le dedicas al balón parado?

Mucho. Yo en el balón parado probé de todo, absolutamente de todo, en todos los equipos. Individual, mixto, en zona, metidos dentro del área con dos líneas de cuatro, cuatro y tres, absolutamente de todo, y tengo comprobado que eso va en la intensidad y agresividad de los futbolistas a nivel individual, sobre todo, nivel de concentración.

Yo vi futbolistas, entre los cuáles me incluyo, que con lo pequeño que soy a mi todos los entrenadores me mandaban a defender los córners y las falta laterales, y tuve futbolistas que eran pequeños, pero que sin embargo en los córners no les remataba nadie e iban de cabeza como nadie. Eso va mucho en la intensidad, en la agresividad y en la concentración del futbolista.

Y en las jugadas a balón parado ofensivas cómo no tengas un buen lanzador estás muerto. Porque el golpeador es el 50%. Yo tuve jugadores que golpeaban al balón como los ángeles, pero después tuve equipos en los que tuve golpeadores más limitados y nos costaba mucho más.

Decía Abelardo en una charla organizada por la Federación que el Real Madrid hacía siempre los mismos movimientos en los córners. Sergio Ramos siempre iba al mismo sitio, Benzema al suyo y Casemiro al suyo, y que teniendo a Toni Kroos de lanzador conseguían muchos goles en este tipo de jugadas

Le doy la razón. Tiene a Kroos o Modric que ponen el balón dónde tú quieres. Y después tienes futbolistas como Sergio Ramos o como Cristiano que se levantaban en el aire, y cuando se te levantan en el aire, pues a rezar que cuando rematen echen el balón fuera, porque si no es gol. Esa es la grandeza del fútbol, que hay equipos que te preguntas cómo pueden meter tantos goles a balón parado y muchas veces ni preparan esas jugadas, porque no lo necesitan, sinceramente.

Compartir en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *